Los sueños, el tiempo

Beneinst
8 min readNov 18, 2020

Escrito en 31.03.2008

Estamos solos en el mal, o en el bien no existe nada, somos una cárcel o cosas bellas. La presencia es el acto más importante, pero el juego es al contrario, lo que era un simple suceso resulto ser el cáncer que tiene Europa desde hace un tiempo. La ignorancia es solo una parte de las personas, diferente de aquellas que se esperan, quien te quiere robar la identidad es un mal, causa fastidio pero lo eliminaremos, el querer aparentar.

La existencia es alternativa a aquello que es obvio, así que tenía que irse, lo dejamos en manos de los líderes que, luego son una parte de nuestro cerebro, como cuando asociamos algo a nuestra comida favorita. Tantas veces la vida pueda darnos cualquier cosa extra, has visto algo nuevo, solo sueños o el quedarse para perderse. Ocurre pensar cualquier cosa nueva, si nuevo es una palabra que tiene un significado concreto, no es solo llevar a cabo un sueño, la vida es un sueño. El resto de la frase no sirve, es superflua, resto solo lo que sirve, o lo que no es tuyo. Otras palabras pueden ser contagiosas, quien no está apegado al presente, dirá que la limpieza es la mejor de las reglas en estos tiempos, como la necesidad de orden es la base del ser humano. Algo mejor no se puede pedir, si no se sabe más de lo que ocurre dentro, como membrecías que podrían ser cada día mejor, si amplificamos con una voz, a la que la faltan muchos discursos. Conocer el nombre exacto del contacto con otras personas, incluso aquellas no identificadas. La identidad es fundamental, u otros conceptos que podrían parecer fascistas, en realidad se ocupan solo del arte o del cuerpo de un ser humano, es decir, de un brazo, de los ojos, de la cabeza, las manos y otros, no es cierto que no existe un orden, pero que fue ofuscado por la mente de las personas ya inconscientes, desde la profundidad que se ha vuelto obvia. Señas claras creadas de las expresiones que faltan de lo que somos para los demás, de lo que no podemos decir, para el uso de disfraces que se declaran modernos.

Nosotros no existimos, es la máxima de quien justifica nuestra época moderna, todo es un mal, o nada es un mal. Volar contra el viento es todo lo que nos sirve, tenemos que procurarnos tener a todo el mundo en un bolsillo, al pasado remoto todo como un recurso. Nada mejor, salir tan pronto se aclare el tiempo. Novedades que deben arribar, llegar, no son como las personas que pierden los apuntes, o los trenes. Nosotros no cambiaremos la Tierra, ella piensa en lo que ya transformaremos, y es como debe…

--

--